• Home
  • Historia

Historia

Ramón Chao proveedor líder del sector funerario desde 1910

Misión

Proporcionar una solución integral, de calidad y confianza al sector fúnebre.

Visión

Ser lideres en la venta de artículos funerarios a nivel global.

«Ramon Chao es una empresa seria y familiar, que se preocupa por cada uno de sus colaboradores. No solo presenta la mayor gama de productos funerarios, también ofrece una solución para cada uno de sus clientes en el sector. Desde Chao fabricamos, comercializamos y distribuimos más de 5000 referencias conservando el trato familiar y personal que nos ha caracterizado siempre.”

Carolina Chao

Valores

Respeto: la solución que este sector aporta a la sociedad es el mayor motor para trabajar con cada uno de nuestros colaboradores con orgullo y satisfacción y la motivación más grande para respetarlos tanto a ello como a nuestros productos.

Confianza: Mantener el trato y confianza que hay entre RChao y sus clientes o proveedores para poder poner siempre solución a las necesidades y retos que nos aparecen en el día a día.

Adaptabilidad: Compromiso continuo de aprendizaje y formación para poder hacer frente a los retos del entorno y del sector.

Cercanía: Seguir formando parte del proceso de compras de nuestros clientes mediante recomendaciones y sugerencias para ofrecer la solución más precisa a cada uno de ellos, así como del seguimiento de sus necesidades.

Los orígenes de la compañía se remontan al año 1910 cuando Luis Chao Sobrino crea la primera empresa de ataúdes barnizados de España. Cien años después, la familia Chao sigue vinculada a la industria funeraria.

Ramón Chao, S.L. es una de las empresas más destacadas del sector en nuestro país, especializada en la fabricación y distribución de una amplia gama de artículos funerarios: féretros; ornamentación plástica, metálica y en resinas de poliéster; capillas clásicas y vanguardistas; recordatorios; crucifijos para ataúdes, confección funeraria; libro de firmas; urnas, y equipamiento para tanatorios y tanatopraxia.

Ramón Chao Campo empieza a trabajar a una edad muy temprana en la empresa familiar Hijos de Luis Chao Sobrino, S.L., dedicada a la fabricación de ataúdes y ubicada en la localidad de Ribadavia, Ourense. El joven comienza en aquel momento a viajar por todo el territorio español, lo que le permite conocer en profundidad las necesidades del sector funerario.

En los años 50 se establece en Barcelona una delegación para la comercialización de féretros donde ejerce como gerente hasta que decide independizarse de la compañía familiar estableciendo una nueva fábrica en Valencia para la distribución en la zona del Levante y municipios adyacentes.

En 1985 Ramón Chao Campo junto a su hijo Ramón Chao Boan constituyen una nueva empresa como fabricantes y distribuidores de artículos funerarios, Ramón Chao, S.L.

Casi cuatro décadas después, la tercera generación esta a cargo de la empresa y sigue mas fuerte que nunca, manteniendo su posición en el mercado y ampliando e innovando su cartera de productos y servicios.